Iurgi de excursion

04 enero 2009

Udaipur y Jaisalmer, provincia de Rayastán

De vuelta del viaje a India. Contrastes. Un lugar que da mucho que pensar. Más de 800 fotos y 40 videos. Así que esto irá al menos en un par de "entregas".

Primer destino Rayastán. Provincia en el noroeste de India. El claro ejemplo de lugares que no casan con la imagen que se tiene de India. Una zona más propia de los cuentos de las "Mil y una noches", la antigua persia, cultura musulmán...

Vuelo Hong Kong - Delhi - Udaipur. Y encontrarse con el primer palacio.

Desayunar a pie de lago con bonitas vistas.

Allí abajo las "lavanderas" y algunos tomando un baño en las "limpias" aguas.

Visita al palacio.

De paseo por sus calles, entre la "fauna" local.

Un continuo recuerdo de una ciudad persa o musulmana.

Y los niños en un constante "one picture, one picture" (una foto, una foto).

Y volar a Jaisalmer, con su fuerte amurallado.

Sus "havelis", residencias privadas de los más pudientes en el más auténtico estilo persa.

De piedra con tonos característicos, que le da su sobrenombre de "la Ciudad Dorada"


Pasear por sus calles, entre tenderetes e incluso ropas tendidas entre casas.

Y vacas y más vacas, "veneradas" por los indios, de paseo junto a nosotros.

Docenas de templos dedicados a distintos cultos.

Algunos con con increiblemente detalladas tallas.

Chris, encantado con lo que veía, en la que sin duda fue la ciudad que más nos gustó.

Por cierto, todo lo que veía me recordaba a la Guerras de las Galaxias, muchas edificaciones, el sonido de los camellos igual que el de "Chewbacca", el desierto de Tatooine...

Tiempo de coger un 4x4 y enfilar hacia el desierto.

Camellos.

A sus lomos. Risas. Alto. Aunque algo incómodo y lento para mí.

Mejor llevarlos de paseo :P

Nuestro guía saludando desde el punto donde pararíamos a cenar y a hacer noche.

Bajo muchas estrellas aunque la cámara no pudiera captarlo. Con cena preparada allí mismo.

Amanecer con la luna, azul y naranja.

Y sorpresa fuera del guión. Un cordero que había nacido a media noche, antes de cuando lo suelen hacer. El pastor lo había encontrado tiritando por la fría noche del desierto. Así que se acercó a nuestro pequeño fuego a revivir al animal, que poco a poco dejo de temblar a su calor.

Una foto estándar que recuerda lo que puede ser el desierto.

Y volver a la ciudad.

Disfrutar nuestras últimas horas allí. Entre piedras "doradas", nuestro restaurante favorito, en el que pasamos a ser los "mejores clientes del mes", y a coger el tren que nos llevaría al siguiente destino. Muy chulo lugar. Lo más espectacular visto en todo el viaje.

1 Comments:

  • Jlin!! Sí que es verdad que parece bastante distinto a la imagen que hay de la India... supongo que es cuestión de zonas, como todo. Oso polita dena!!! Me encantan las fotos, sobre todo la de los niños.

    By Blogger Iñaki y Eider, at 10/1/09 4:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home