Iurgi de excursion

13 noviembre 2016

Reflexiones sobre economía y futuro

Hace muchos años que no subo un "tocho" sobre esto, aunque haya pensado mucho al respecto y escrito notas de todo tipo. Desde hace más de un año que es un tema recurrente en mis conversaciones con buenos amigos y a alguna le prometí que escribiría para seguir explicando las tendencias que veía. Así que siguiendo con el post de la crisis que escribí hace 8 años (ya) unas cuantas reflexiones, preguntas y muchos links para los que quieran seguir investigando por su cuenta. Esta vez por "fascículos".

¿Te gusta conducir?

Y ¿si te digo que en poco tiempo no lo podrás hacer o tendrás que hacerlo en carreteras especiales o pagando un seguro exorbitante? He visto en prensa de todo el mundo, incluida la española, muchas noticias relacionadas a Uber, con, entre otros, los taxistas en pie de guerra en contra de la aplicación. Creyendo que son competencia desleal. Y ¿si desaparecen por completo los conductores? Ya comienza a pasar en lugares de EEUU. A medida que la tecnología de conducción autónoma mejora cada vez se ve un futuro más cercano donde los ordenadores toman control "del volante". Las personas somos conductores muy deficientes. No disfruto conduciendo en el día a día. Y me desagrada ver como gente que quiero se convierte en agresiva y peligrosa (aunque ellos nunca lo crean) en cuanto se montan en un coche. Simple y sencillamente los "ordenadores", con docenas de sensores y miles de cálculos por segundo, con conexión con el entorno y el resto de vehículos, evitarán accidentes que ocurren hoy a diario. Estamos ya, desde hace tiempo, en otros tiempos. Si habrá coches autónomos o cuántos, ya no es la discusión. Un vídeo que explica cosas tan simples como por qué se generan los atascos y como evitarlo (en inglés, pero con subtítulos y dibujos bastante entendibles).

Los autos autónomos es seguro que llegarán y pronto. Sobre lo que se viene debatiendo desde hace años son temas incluso éticos: un vehículo a velocidad X se encuentra con un niño que sin previo aviso salta a la vía, el ordenador de a bordo lo detecta y tiene que "decidir" qué hacer. Pongamos que puede cambiar la dirección para salvar al niño, pero eso signifique estampar el coche contra una pared y seguramente matar al conductor. Y ¿si hay una familia al completo dentro del coche? ¿Debería el algoritmo del coche valorar, en sentido de poner en valor, las vidas en riesgo? ¿Quién compraría un coche que tiene programado matarlo en caso de que salte un niño a la calzada y esté solo en el coche? Esto da para discusiones filosóficas muy interesantes. En algunas jurisdicciones la solución es sencilla. En Alemania por ejemplo, donde hay leyes que expresamente dicen que no se le puede poner valor a las vidas humanas. En ese caso la decisión sería totalmente aleatoria. Vamos, como si el ordenador de a bordo tirara un dado o una moneda para decidir si atropellar o no. ¿Esto te crea desasosiego? Recuerda que los accidentes caerían y dejarían de ser el día a día de las carreteras.

Una vez explicado lo anterior y volviendo un poco a la economía. ¿Tienen sentido tener un coche hoy en día? ¿Lo tendría en un futuro de conducción autónoma? No solo tenemos Uber afectando el mercado tradicional del transporte (autobuses, tren, taxi), pero otros como BlaBlaCar o Car2Go con el que compartir viajes o directamente alquilar coches eléctricos con la app en minutos y coger los que están por la calle. Si la gente se pusiera a hacer números, en muchos casos el coche no tiene sentido económico. Y si se reduce el número de coches en la carretera, se descongestiona el tráfico, se pueden plantear mejorar otros servicios de transporte compartido, menos polución... Para recorridos largos y específicos se alquilarían coches a compartir si es el caso... Y ¿por qué seguimos pensando en coches como latas de sardinas para 5 personas con cuatro ruedas y un volante? Si quitas el volante y los pedales, el coche se conduce solo, ¿no tendría sentido otras formas? El coche era una solución a un problema que tal vez ha cambiado, las posibles soluciones a día de hoy son muy diversas. Ponerse a pensar en movilidad sin tener en cuanta modelos previos resulta muy interesante.

¿Transportistas? Poco sentido. A día de hoy tienen restringidas las horas de conducción, por buenas razones. Un camión "auto-pilotado" podría estar en la carretera de continuo, podría conducir de forma mucho más eficiente, con comboys de camiones perfectamente sincronizados. Los límites de velocidad y muchas de las leyes viales están pensadas para conductores humanos que tienden a sobrevalorar sus habilidades y el riesgo que conllevan sus acciones. Con vehículos autónomos y sincronizados entre sí cualquier vía sería mucho más eficiente. Imagina carreteras sin semáforos, en las que los autos conversan entre ellos para hacer el tráfico lo más fluido posible.

Y aquí es cuando empieza ponerse "interesante" la cosa... En un país como EEUU (mucho de lo que leo viene de allí, así que conozco mejor sus cifras) estaríamos hablando de millones de puestos de trabajo. Ya solo camioneros alrededor de 3,5 millones, a los que añadir transportistas locales, de los de la furgoneta de toda la vida. Y ¿el transporte público? Aún más sencillo, en el caso de autobuses haciendo la misma ruta de continuo, o en lugares relativamente remotos donde la mano de obra es lo más caro de proveer el servicio. Es normal que con la evolución tecnológica haya puestos de trabajo que desaparezcan, pero parece que la gente no entiende el proceso. Claro ejemplo en recientes elecciones: Brexit, Trump... Con poblaciones a las que se les ha convencido que se puede volver a 1970 o 1980, donde "se vivía mucho mejor". Pero, ¿es eso cierto? ¿Era el mundo mejor entonces? ¿Se puede volver?

Continuará.

07 noviembre 2016

Programa de recolección de monedas

Salir de casa y encontrarme con este camión

A primera vista hasta podría parecer una unidad para donación de sangre. Solía verlos bastante por Vizcaya, ninguno en Hong Kong. Y en este caso tampoco iba a ser.

Esas monedas por todo el vehículo son la pista principal.

Hong Kong Monetary Authority - Coin Collection Programme
= El programa de recogida de monedas de la Autoridad Monetaría de Hong Kong, lo que vendría a ser el Banco de España.

¿Qué eres como yo, de los que no tiene ya ni monedero en la cartera? ¿Que acumulas monedas en casa que solo utilizas para pagar en el mercado de frutas y verduras y poco más? No tienes más que bajar al lado de casa con todo lo acumulado y en un momento te lo recuentan y te dan el cambio en billetes.

¿Cuántas veces he dicho que Hong Kong es muy cómodo? :D

17 octubre 2016

Hong Kong Outdoor Adventures

Los lectores habituales se habrán dado cuenta que últimamente estoy subiendo contenido al blog con menos asiduidad. De escribir casi semanalmente, a justo justo dos posts por mes... Comentaba en el post previo que andaba metido en un proyecto nuevo y que por eso quería experimentar un poco con la fotografía. Ya con unos meses de rodaje toca presentarlo: Hong Kong Outdoor Adventures = "Aventuras al aire libre en Hong Kong".

Empezaba a tener unas cuantas "irreductibles" utilizando el Google Translator para ver las rutas de hiking que hacía por Hong Kong. Muchos aquí preguntando "dónde narices estaban esos sitios tan chulos" cada vez que subía fotos o vídeos a Facebook. Así que decidí que era tiempo de pasarse a escribir en inglés y centrarme en eso que tanto me entretiene los fines de semana. Hiking, nadar, trail running, y locuras varias de las mías. Algunos recorridos como Wung Lung Han o los túneles de la segunda guerra mundial ya contados con anterioridad por aquí. Pero también nuevos como la catarata cayendo al mar que encontré de entrenamiento de natación,

cataratas y otros que sigo descubriendo en este sorprendente Hong Kong.

Muchos recorridos, entrenamientos, material y otros de los que quiero escribir. Y pensando en una aplicación asociada. Y tal vez más en el futuro.

Me centraré más en escribir allí, aunque la idea no es dejar de lado este blog. Aquí me centraré más en viajes y esas pequeñas curiosidades del día a día de un lugar tan diferente a Bilbao, donde siguen muchos de los buenos amigos y la family.

La recomendación, en todo caso, es que os paséis a ver sobre mis aventuras, practicando inglés o utilizando el traductor (se entiende bastante + risas aseguradas con alguna traducción).
¡Muchas aventuras más a la vista!

26 septiembre 2016

Subiendo un escalón en la fotografía

Hace cuatro años contaba como hacía para sacar fotografías decentes. Desde entonces cayó una cámara nueva en mis manos. Full frame, buena lente, tamaño reducido, pero sin zoom y otros. En cualquier caso las fotos desde entonces mejoraron solo por las posibilidades manuales que me permitía y la clara mejora en la lente. Fotos de Birmania fueron las primeras.

Pero aun así seguía un poco vago. Hace un par de meses decidí embarcarme en un nuevo proyecto. Tocaba experimentar un poco más con la cámara y hacerme con unos cuantos gadgets adicionales. Un trípode, unos filtros, mochila para correr con más capacidad y listo para recorrer Hong Kong de nuevo.

Pero mostrándolo un tanto distinto. Una catarata, la clásica del paseo de Victoria Peak se ve así con la cámara a secas.

Trípode. Filtro ND con el que poder sacar foto de más larga exposición (1,3segundos) y...

ya tenemos el "efecto seda". A la carrera volver a bajar al final del río, casi desde la ciudad.

Y empezar a subir de nuevo.

Junto al cauce.

Alargando el tiempo.

Descubrir que realmente lo que busco no es un sitio con luz. Sino más bien lo contrario. Pocos cambios de luz entre zonas, poder aumentar la exposición a dos segundos, tres, diez...

Y las superficies toman nuevos matices, colores... Manteniendo la nitidez de las rocas abajo y el agua que fluye (pinchar y ver a pantalla completa).

Encontrar una cascada grande que se deje sacar fotos buenas es complicado. Mucha más área. Un día demasiado soleado. Algo de brisa que hace que las hojas se muevan y la toma no quede tan bonita. Pero ahí está.

Y los escalones dejados atrás.

Una ruta que había hecho antes en poco más de 30 minutos que se alarga durante horas. Poniendo y quitando el trípode. Probando los filtros. Las distintas combinaciones de tiempo de exposición y apertura. Interesante.

En estas, Carla, una amiga de las que viene a los hiking, me preguntó si podría sacarle fotos. Necesitaba algo que pareciera vagamente profesional, por temas de trabajo. Le dije que cero experiencia. Que creía saber como iban los principios, pero que tendríamos que tirar fácil unas cuantos centenares de fotos para que saliera alguna decente. Fueron finalmente unas 150 :D

Aprovechando un callejón lleno de grafitis cerca de casa.

Mucho más complicado. Veamos. Alineamos al sujeto con las lineas que marca el entorno, para que guíen la vista hacia el centro, donde ponemos la cara. Apertura en F2,8 para que se difumine la parte de atrás y ella salga definida. No demasiado cerca, que mis 35mm pueden distorsionar si no. Tirando desde algo más alto que ella.

Mmmm... Sin flashes o algo con lo que rebotar la luz sobre la parte derecha del rostro quedan sombras poco favorecedoras. Ella poco natural... Pero bueno, alguna se salvo con el truco estándar de encuadrar el sujeto con lo de alrededor y decir alguna tontería.

Sin photoshop ni material adicional, complicado. Tocará aprender y practicar más.

13 septiembre 2016

Incendio

De vuelta de estar de compras en Mongkok.

Y encontrarme a escasos 100 metros de casa.


Humo, bomberos echando agua desde las torretas.


Muchos camiones de bomberos tirando agua a no parar. Haciendo camino para que pasen otros medios de transporte de emergencia.


"¡Mira!"




El humo vuelve con fuerza.


La gente que se empieza a agolpar a ver de que va el asunto.


Se puede intuir quien está de espectador y a quien le va en ello su sustento.


Es el mercado mayorista de frutas el que está ardiendo. O al menos parte de él. La unidad central de control de fuegos.


Docenas de policías.


Ambulancias y paramédicos.


¿Usar?


Unidad de búsqueda y salvamento.


Y con las horas y muchos medios.


Finalmente se consiguió controlar. Menudo jaleo. Con gran diferencia la mayor fuerza anti incendios que he visto en acción en Hong Kong. Se podía haber armado bien gorda. Porque había camiones y un montón de productos peligrosos por alrededor. Pero al final, dentro de lo que cabe, con los daños mínimos.