Iurgi de excursion

22 abril 2014

"Corriendo libre" por Hong Kong

Parkour o "correr libre" (free running) es una práctica que desde hace unos años me ha llamado la atención. Correr por zonas urbanas o naturales, evitando los obstáculos de la forma más fluida posible. En su extremo con piruetas y acrobacias varias. En este vídeo haciéndolo en zonas que me son muy habituales en Hong Kong.

Alrededor del minuto 21 lo más extremo.

¡Tranquilos que yo hago menos locuras que ellos!

14 abril 2014

Myanmar = Birmania empezando por Bangkok

Navidades. ¿Dónde ir? Tras valorar distintas alternativas finalmente nos decantamos por el primer destino que intenté cuando vine a Asia: Myanmar. Hace nueve años aquello no salió y acabé yendo con Jon y compañía a Camboya.

Durante esta casi década quedó pendiente el tema y el país cambió. Todo el mundo que iba me decía que fuera lo antes posible. La antigua Birmania, relativamente aislada por su régimen totalitario, poco a poco se abría al mundo y con ello perdía parte de su encanto de destino casi virgen, apenas cambiado por el turismo, sin conexión, sin masificación... También con un transporte caótico (aviones saliendo cuando les apetecía, carreteras que eran pura aventura), un saber que ir allí era apoyar a la Junta militar que gobernaba el país y mantenía un prácticamente monopolio de toda la economía.

Por todo lo que leía el proceso de cambio se estaba acelerando: amago de democracia, móviles, conexión a internet, comenzar a ser un destino turístico para muchos países... Tiempo para descubrirlo en directo. Vuelo Hong Kong - Bangkok. Teníamos que hacer cambio de avión allí, así que aprovechar y añadir un día para que la niña conociera la ciudad.

Haciendo colas para coger medios de transporte.

Aún en invierno calorcete. Perros de siesta tomando el sol.

Ir al río y coger barco con el que subir hasta la zona del Palacio Real, realmente el anterior muelle (número 8).

Templo con el Buda reclinado más grande del mundo.

Mimetizándose con el entorno.

Estupas y más estupas.

Veo un lindo gatito.

Y figuras que me recuerdan dibujos animados.

"Lujo" asiático.

La modelo y la nueva cámara.

De allí paseo hasta cerca del palacio. Mercado donde comer algo. ¿Monjes reflexionando?

No. Figuras de látex súper bien hechas. Hasta el mínimo detalle y expresión. Mientras que hay quienes parecen pintados.

Entrar al complejo del palacio real, donde toda vestimenta inapropiada (por corta o ajustada) está prohibida y hay que cubrirse.

Palacio mezcla entre europeo y asiático (?)

Menuda paciencia que tiene que tener el chaval...

Dar un paseo junto al río y coger barco con el anochecer

+ sky-train de vuelta al hotel donde cenar y pronto a dormir. Cero problemas encontrados con la supuesta revuelta que se estaba montando. Los locales saben que viven en buen medida del turismo, así que suelen protegerlo incluso cuando protestan. Aquí con gente tomándose unas copas en un bar "ambulante".

Vuelo Bangkok-Mandalay. Y empezar a comprobar el retraso de Birmania. El sistema bancario, tarjetas de crédito, pagos por internet, etc están en la infancia allí. Por tanto no sé pueden comprar billetes por internet. Descubrimos que una de las aerolíneas (cuatro o cinco haciendo los mismos recorridos) permitía, al menos, reservarlos. Inmigración lenta. Cambiar dólares a "kyats", moneda local, el cambio prácticamente uno a mil, con lo que acabamos con unos cuantos cientos de miles de kyats en billetes de diez mil. Buscar la "tienda" de Air Mandalay. Dentro de la zona de Salidas. Sólo permitido entrar uno. Yo adentro, Miao esperando fuera. Entrar a la oficina y encontrarme con la mesa puesta (con comida) :P Y los empleados atendiendo a otros dos extranjeros.

Cero tecnología más allá del teléfono fijo. Enseñarles los correos con las confirmaciones de las reservas y esperar. Una de ellas se me acerca con un papel con el importe a pagar (lo ya definido en el correo) en dólares americanos. Sacar un fajo y darle la cantidad exacta. Ella revisa uno a uno cada billete. Me dice que los de cien no los admiten. "¿Cómo? ¡Pero si me he cuidado muy mucho de que estén perfectos!". Cualquier pequeño desperfecto, mancha, dobladura un poco profunda hace el billete no apto. Así que en Hong Kong había pedido billetes nuevos y chequeado yo mismo que estuvieran impolutos. Lo que no sabía era que en algunos sitios sólo admitían billetes de cien dólares de series posteriores a 2009 y los nuestros eran de 2006. Menos mal que tenía también suficientes billetes pequeños. Confirmado el pago, esperar de nuevo. La chica escribiendo a mano nuestros billetes en papel.

Volver. "Por favor compruebe que todos los datos son correctos: nombre, destino, horarios..." Y la primera en la frente, soy Iurgi "Ruiza" en todos. Se lo digo y me dice que no es problema. Esto... Descubriríamos más tarde que los billetes de embarque no tenían nombre ni asiento. Me pide además que le diga los hoteles en los que vamos a estar en cada destino y me comenta que tenemos que llamar un día antes de cada vuelo para confirmar. Cuarenta minutos después salgo finalmente con los billetes...

Coger una furgoneta compartida y al hotel. Allí mismo comer y conseguir transporte para U Bien. Allí todos los turistas van a ver y sacar fotos del puente de madera. 1,2 kilómetros de teca construido en el siglo XIX.

Búhos enjaulados. Se pueden comprar y creo que liberar en forma de ofrenda para tener buena suerte.

Pobrecillos. Mientras un montón de monjes de paseo.

Llegamos un poco tarde y yo, saliendo a las tantas de la oficina los días anteriores, no había tenido tiempo de investigar cual era el mejor sitio. Así que algunas fotos bonitas saqué.

El sol cayendo.

Con muy buen reflejo.

Pero faltó la postal clásica. Aquí llegamos ya con el sol totalmente desaparecido.

Y por el número de fotógrafos que vimos con sus trípodes y equipo, tiene que ser la foto número uno. Fotogénico puente.

Con los última luz del día coger de nuevo coche al hotel.

06 abril 2014

Yakarta

Tenía unos días de vacaciones a utilizar antes de que acabara marzo y decidí ir de visita familiar. Argoitz, hermano, y Joana, su novia, se acababan de mudar a Yakarta, capital de Indonesia. Ella trabajando para un proyecto de la Unesco.

Vuelo de cinco horas con China Airlines y llegar con el amanecer allí. Taxi hasta su casa y poco más tarde dar un "paseo" por la ciudad con Argoitz. La ciudad no está pensada para hacerlo, ha ido creciendo y el tráfico la va comiendo. Las aceras, donde las hay, no son para andar. Son para poner puestitos de comida,

venta ambulante,

para aparcar motos,

o como vía alternativa para esas mismas motos cuando hay un atasco.

El tráfico es el principal problema de la ciudad. Una mascarilla es parte del equipamiento a comprar.

Solo vi un par de zonas peatonales, en lo poco turístico que hay. El parque alrededor del Monas, el Monumento Nacional. Y la plaza de Fatahillah,

zona colonial,

en parte quedándose en ruinas.

Rezos desde las mezquitas, con los megáfonos a todo trapo cada X horas.

La ciudad es bastante segura pero las verjas, alambradas, candados y otros son parte del día a día.

Volviendo a casa tras el trabajo.

Las compras son millonarias.

Compra de supermercado básica por 264.695 rupias. Menudo pastizal :P 1€ = 15.500 rupias. Para entender como llegaron a ese tipo de cambio y la historia más económica del país el Museo del Banco de Indonesia. Desde los primeros exploradores y conquistadores.

Pasando por los primeros prestamistas.

Guerras.

Independencia. Gobiernos "haciendo trampas" exigiendo al banco central imprimir más y más moneda con la que financiar sus proyectos. Hasta la crisis del 97. Muy bien ambientado, mostrando no sólo las cifras y la historia sino el ambiente y muchas veces sufrimiento vivido.

Me gustó mucho. Tal vez, en parte, por mi trabajo. Y también pasé por el Museo Nacional.

Interesante. Una colección de arqueología donde ver imágenes grotescas.

O ¿graciosas?

Una colección de maquetas de edificación tradicional que me gustó mucho.

Y muestras de máscaras, instrumentos de música, ropa, tejidos antiguos ... De los que algunos, como kukuxumusu, han tomado claramente influencias :D

De paseo por calles y callejuelas, puestos y mercadillos. Veo un lindo gatito.

Bastante gente jugando al ajedrez.

Y un "I love Yakarta limpio".

Que es un bonito objetivo pero muy lejos de la realidad por ahora.

Coches y más coches muchas veces a velocidad de caracol. Los autobuses algo más rápidos con un carril específico.

Recordar que la parte delantera es para chicas. Y como en todos sitios niños intentando hacerse un hueco aún yendo contra lo seguro. Bicis...

Cuando llueve lo hace de verdad. Prácticamente a diario, tormentón en el que descarga toda la humedad acumulada durante el día. Empieza el viento, unas gotas iniciales y el diluvio en diagonal.

Lo último "turístico" que me quedaba por visitar era el antiguo puerto. Nada impresionante.

Como muchas veces, perderme un poco me dio la oportunidad de visitar algo más interesante. Un barrio auténtico. Callejuelas. Lejos de carreteras y tráfico. Una miniciudad dentro de la ciudad. Con los locales señalándome con la mano y una sonrisa, "Míster, míster" apuntando hacia donde tenía que seguir para salir del laberinto.

Quedar a cenar en un restaurante de comida indonesia bastante típico.

Con Carlos, un compañero del Banco, que está intentando abrir la oficina de representación. Vivió siete años de seguido allí, con revueltas, fuego y tanquetas antes de ser desalojados. Desde entonces ha seguido en continuo contacto por temas profesionales, con viajes de vuelta cada poco. Los últimos veinte años en total por la zona. Nos contó mucho de lo que hacer e intentar animar a Argoitz en el nuevo destino. Nos confirmaba todo lo visto: desastre de tráfico, imposibilidad en la logística del día a día con recorridos que a veces haces en veinte minutos y otras en dos horas, las diferencias culturales, el poco ocio que ofrece la ciudad, fuera de la noche más "decadente". Pero también todas las maravillas naturales que se pueden encontrar en el país, la amabilidad de su gente, las oportunidades que ofrece ahora, con una economía en continuo crecimiento. Un reto. A ver que tal va.

Yo mientras de vuelta al querido Hong Kong. Salidas como esta me recuerdan lo especial que es la ciudad y lo que me gusta.