Iurgi de excursion

18 febrero 2011

Bohol

Año nuevo chino. No tenía ningún plan que me apeteciera. Me habían comentado Myanmar, Boracay... Pero estaba pensando quedarme en Hong Kong hasta que Josephine me dijo si me apetecía ir a bucear a Filipinas. Ella quería ir a Puerto Galera, pero yo ya había estado. Mirar otras opciones y las colinas de chocolate en Bohol tenían buena pinta.

Coger avión a la 1:40am, aterrizar en Manila, nuevo vuelo y aterrizar en Bohol a las 7am. Extraño amanecer, con humillo, como si los lugareños estuvieran quemando cosas alrededor. Tal vez preparando las tierras para la época de lluvias.

A y media en el hotel y sin apenas haber dormido nada... Josephine se caía de sueño, así que la dejé allí tirada en una medio hamaca, ya que todavía no podíamos coger nuestra habitación. Yo mientras a descubrir el lugar. 10 minutos de paseo y encontrar la playa, Alona Beach.

Arena blanca, palmeras pero poco más.

A ver, chulo, pero ya he visto unas cuantas de estas, así que tampoco me pareció tan espectacular como la ponían. Volver al hotel, ver que Josephine seguía en similar estado,así que cogerme el kit y al agua patos. Al fondo, tras los tanques de buceo. 40 minutos nadando entre corales.

Maravilla. El agua tenía que estar a algo más de 25°C, estupendo para nadar comparando con los 15º que tenemos en Hong Kong ahora, que esta tocando traje de neopreno...

Volver, comida y organizar lo que haríamos los siguientes días. Comparaciones y regateo en las tiendas de buceo. Josephine al mando, que es la que tiene más requerimientos. Dos días, seis buceos, que al final fueron cinco.

Primer día en la propia isla, incluido buceo nocturno. Un montón de peces león, interesante.

Esto fue en el buceo de noche, que a nivel "técnico" fue un poco desastre. Josephine casi se pincha con uno de esos bichos, venenosos. Perdió un poco la noción de profundidad y nos fuimos a superficie demasiado pronto... Una alemana del grupo nos echó la bronca. En fins... Segundo día en Balicasag. Una islita a 45 minutos en banca desde Alona Beach. Este ya sí que es buceo de mucha calidad. ¡Quince tortugas!

A cada cual más grande, en cuanto nos acercábamos despegaban del fondo y se escapaban, pero alguna perezosa me dejó acercarme a menos de metro de ella. Aparte de Jacks (no sé como llamarlos en castellano), formando círculos con casi un centenar de ellos y mucho más.

El siguiente día nos tocaba turisteo. Para ello teníamos que contratar coche o furgoneta que nos llevara a los distintos puntos de interés. Cuando íbamos al centro de turismo un par de chicas que nos paran y nos dicen que acaban de contratar un coche y si nos apetece compartirlo. 500 pesos por persona y visitar todo en ocho horas. Perfecto.

Primera parada el mirador de los conquistadores.

Y como es Filipinas, sin mucho problema para subirse a la escultura, no comments...

Segunda parada restaurante flotante.

Un buffet río arriba.

Ver una cascadita y bailes y cantos regionales.

No sé si yo me atrevería a poner las piernas entre esos bambus chocando... De allí a ver a los primates más pequeños del planeta.

Los tarsier. Son nocturnos, así que cuando los vimos estaban totalmente dormidos.

Mono ¿eh? Un poco peluche, sobre todo porque su tamaño era como la palma de la mano. Eso sí, cuando abren los ojos ya es otra cosa.

Animales muy especiales al borde de la extinción y uno de las atracciones de Bohol. Los únicos simios completamente carnívoros, aunque sea de bichos pequeños, insectos y similar.

De allí a las Colinas de Chocolate. El tiempo, puro trópico, en cambio continuo, así que se nos puso a diluviar.

Las montañitas de la zona son como puñados de azúcar moreno o chocolate en la época seca, verde ahora, docenas en el horizonte cubierto por las nubes.

Más. Visita a un jardín de mariposas.

Interesante, porque mostraban todo el proceso, la vida de ellas, desde salir del huevo

a oruga

hasta mariposa que tiende a vivir poquitos días.

Pasar un puente colgante.

Nada comparado con el de Laos y de allí a una iglesia que tenía un pequeño museo, pero cerraba a las cinco, prácticamente cuando llegamos, así que no pudimos entrar. En su lugar ver como llegaba el cura.

Y como empezaba la misa. Curioso que fuera con cantos en inglés y una gran pantalla como si fuera un karaoke.

Día completo que acabó con cena en la playa.

Último día, nuestro vuelo no salía hasta casi las cinco de las tarde, con lo que teníamos tiempo para irnos de "island hopping". Banca, barquito con flotadores a los lados, y a visitar un par de islas.

Saliendo de Alona Beach en dirección sur.

Por casualidad tenía unos tapones encima. Muy buena opción a recordar para la siguiente, porque el ruido de la embarcación era muy considerable. Josephine y la chica coreana que se apuntó con nosotros tapándose los oídos todo el viaje, alrededor de 40 minutos.

Balicasag de nuevo, esta vez con gafas y tubo al "Santuario", cientos de peces pequeños de todos los colores, la pared que se hunde metros abajo con peces más grandes. Una hora por allí con un guía que nos llevó y nos trajo a remo.

De vuelta Virgin Island, la isla virgen. Arenal en la mitad del mar donde atracar.

Aguas transparentes, un poco demasiadas algas pero aún así perfecto para sacar fotos.

Algunos haciendo negocio allí mismo, con su venta de cocos y alguna cosa más.

Y niños y mayores pasándoselo en grande.

Comer y comenzar el viaje de vuelta a Hong Kong. Casi cinco días y cuatro noches exprimidos.

Fotos de buceo: David Chiou

1 Comments:

  • Nada mal la escapadita durante el CNY. Justo que acabo de volver de unos días de disfrutar de calorcito, volver al fresquito hongkonés como que uff... que ganas de bucear prontito :P

    By Anonymous Javier I. Sampedro, at 22/2/11 4:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home